lunes, 16 de marzo de 2015

Lectura: Comprensión y Secuencia




La lectura es un tema central en la educación infantil. Los padres y maestr@s a menudo buscan alternativas para ayudar a su niño en edad preescolar a que sea un lector(a) exitoso incluso antes de comienza a leer.

Sin embargo, las técnicas cotidianas simples, como ayudarlo a entender lo que se lee, son eficaces para el desarrollo apropiado de la lectura. La comprensión de lectura y la secuencia son dos habilidades de pre-lectura que los preescolares pueden practicar antes de adentrarse completamente en la lectura.

La comprensión de lectura es la comprensión del significado del texto. Los lectores en esta edad, a veces se involucran tanto en el proceso de pronunciar palabras, que se olvidan de prestar atención a lo que están leyendo. Podemos ayudarles para que aprendan a concentrarse en lo que leen, revisando la lectura juntos.

Cómo practicar la comprensión lectora:

1. Preguntarse por qué. Cuando un personaje toma alguna acción en una historia, pregunta al niño por qué cree que el personaje lo hizo. Por ejemplo, si se está leyendo "Los tres cerditos", puedes preguntarle por qué el lobo los perseguía. A medida que continúe la lectura, el niño podrá ver si su suposición era correcta.

2. Nuevas palabras. Cuando te encuentras con una palabra que el niño no la comprende, es necesario parar y preguntarle qué significa la palabra. Por ejemplo, si leen "Hubo un enorme accidente..." Pregunta "¿Qué significa enorme?" Si el niño no sabe, puedes explicárselo y vuelve a leer la oración. Esto le ayudará a entender el significado de lo que se lee y se comenzará a sentir más confianza preguntando acerca de las palabras que no conoce. La construcción de un amplio vocabulario ayuda con la lectura.

3. Recordando lecturas. Antes de leer un cuento favorito una vez más, puedes comenzar diciendo: "Recuerdo haber leído esta historia, pero no me acuerdo de lo que ocurre. ¿Lo recuerdas?". El niño seguramente te dirá lo que pasó, y con esto practicamos con ellos la habilidad de retener y revisar la información.

4. Adéntrate en Detalles. Después que se termine alguna historia, debes hacer una serie de preguntas sobre los acontecimientos y personajes. Por ejemplo: ¿Por qué el hombre oculta el libro? ¿Quién llevó el gato al veterinario? ¿Qué pasó después del recreo había terminado? El niño probablemente comenzará a prestar más atención a los detalles de las historias que lee para poder responder a las preguntas que le hagas.

La secuencia es la capacidad de poner los acontecimientos de una historia en el orden en que ocurrieron. La enseñanza de la secuencia a principios de los alumnos es importante porque el orden lógico de pensamiento es fundamental para la lectura y la vida cotidiana.

Cómo practicar la secuencia:

1. Predecir. Al leer una historia, por primera vez, pide al niño que comente lo que piensa que sucederá después. Si su suposición no es correcta, puedes utilizar esta oportunidad para que haga su propia versión de la historia y ver cómo se puede terminar de otra manera. Cuando hayan leído una historia varias veces, detente y pregunta si sabe lo que va a suceder en la página siguiente.

2. Crear tarjetas de secuencia. Una vez que hayan terminado de leer la historia, ayuda a crear tarjetas de secuencia para el cuento. En varias hojas de papel en blanco, deben hacer dibujos para mostrar los principales acontecimientos de la historia. El niño puede dictar las palabras que van junto con cada imagen y se pueden escribir para tenerlas de referencia. Dile que coloque las tarjetas en orden. Comienza con sólo 3 tarjetas para el principio, medio y fin de la historia y agregar más a medida que vaya avanzando en la destreza.

3. Construyan su propio libro. Pídale al niño hacer su propio libro de sus historia favorita. Provee varias hojas de papel y permite que el niño te dicte las palabras para que puedas escribirlo. Permite que haga dibujos para añadir a cada página.


ACTIVIDAD PARA REFORZAR LA COMPRENSIÓN Y LA SECUENCIA


Ilustramos un libro!

En los libros de cuentos, las ilustraciones tienen un significado importante en la historia como las palabras mismas. En esta actividad, van a escuchar una cuento sin mirarlo, y crear sus propias imágenes. Con esta actividad van conseguir una gran ayuda para practicar la comprensión de lectura y secuencia.

Materiales:

-libro de cuento infantil ilustrado
-papel
-lápiz
-crayolas o lapices de colores
-grapas o clips

Actividad:

1. Escoge un cuento que no hayan leído. Sin abrir el libro, permite que observe la portada. Pregúntale al niño lo que significa la imagen para el. Invita a que prediga lo que él piensa que sucede en el cuento.

2. Ahora dile que vas a leer el cuento, pero sólo una vez, sin mostrar dibujos ni fotos. Lee la historia.

3. Durante la lectura, detente periódicamente y haz preguntas de comprensión. Trata de incorporar preguntas que requieran que el niño haga predicciones sobre lo que sucederá después.

4. Una vez que hayas terminado el libro, dile al niño que va a ilustrar sus propio libro. Dale algunas indicaciones. Pregunta lo que pasó primero y luego deja que lo dibuje. Pregunta lo que pasó después, que lo dibuje, y así sucesivamente. Mientras termina cada imagen, ayuda escribiendo un texto debajo de su ilustración, usando palabras simples que recreen la historia que ya leíste.

5. Al finalizar permite que compare su libro con el original y discutan las diferencias.

3 comentarios:

Baby Cupid Baby Cupid