sábado, 21 de marzo de 2015

Mordidas de niños: Consejos para lidiar con el problema




En esta etapa donde los niños están en crecimiento, van aprendiendo reglas de comportamiento, aunque aveces les cuesta trabajo comprender cuando se trata de expresar correctamente sus sentimientos. 

Aquí entramos en el dilema de las mordidas. La boca es muy sensible, por lo que los niños la usan para comunicar alguna necesidad o emoción, mayormente de coraje.

IDEAS PARA LIDIAR EN ESTA SITUACIÓN: 

1. Cuando veas a un niño morder a otro, usa una voz serena para recordarle que el morder no está permitido. Utiliza una breve frase que reconozca sus sentimientos, pero que no justifique la acción, tales como: "Sé que estás enojado, pero morder no es la solución. Morder duele ".

2. Retira al niño del incidente (pelea). Dile que lo estás haciendo porque necesitas que se calme para no herir a nadie. Deja que él vea que tu te centras en la víctima de la mordedura de modo que comprenda que es el receptor que recibe la atención, y no el mordedor. 

3. Cuando el incidente ha terminado, pregunta al niño lo que quería y pregunta lo que podría haber hecho para conseguir lo que quería en lugar de morder. Dale tiempo para que reflexione, puedes hacerle sugerencias si no contesta.

4. Enseña lo que significa el afecto por los demás pidiéndole al niño imaginar lo que se siente ser mordido. Sin embargo, ten cuidado de no castigar la acción con una respuesta física, como un golpe o decirle al niño que fue mordido que lo muerda de vuelta; al hacerlo, se contradice tu mensaje de que es inaceptable morder para expresar la ira o la frustración por lastimar físicamente a otros.

5. Haz que el niño repita frases cortas a sí mismo cuando quiere morder a los demás, tales como, "Muerdo solo cuando voy a comer" "Morder lastima a mis compañeros".

6. Presta atención al niño cuando veas que se siente incomodo. La mayoría de las veces optan por morder porque necesitan captar la atención de alguna manera. Acércate de una manera amable y con palabras que permitan la confianza en el niño, por ejemplo: "Me di cuenta que te sientes incomodo porque tu compañero no te presta el juguete".

7. Utiliza el entorno natural para educarlo. Por ejemplo, si están trabajando con el tema de los animales, explica que algunos animales se muerden unos a otros porque no tienen la capacidad de hablar para expresar sus sentimientos. Pide al niño que imagine lo que diría ese animalito si pudiera hablar.

8. Lleva un récord y toma nota sobre el comportamiento anticipado a las mordeduras. Por ejemplo, hora del día, estado de ánimo, características del entorno, lo que ocurre antes de que muerda, etc. Esto te va a ayudar identificando los motivos para anticiparte a las situaciones y romper con el patrón de morder, evitando que el niño utilice la acción como respuesta automática en todos los conflictos.

9. A veces los niños muerden con el fin de ejercer control a su alrededor. Puedes evitar este sentimiento, permitiendo la toma de decisiones.

10. Tu ejemplo es la mejor herramienta. Si el niño nota que te sientes incomoda o frustrada, demuestra serenidad, demuestra que puedes tomar el control sin necesidad de lastimar a los demás. 

3 comentarios:

  1. esto sucede mucho en el mi centro de desarrollo infantil... muchas gracias por la información

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tan excelentes sugerencias.

    ResponderEliminar

Baby Cupid Baby Cupid